Liderazgo republicano rechaza propuesta de plan de estímulo en EE.UU.

Ciudad de México, 1 de diciembre de 2020.- Un grupo bipartidista de senadores estadounidenses presentó hoy una propuesta de paquete de estímulo ante la pandemia de la Covid-19, pero el liderazgo republicano rechazó la iniciativa y volvió a sugerir un plan reducido.

 

Joe Manchin (demócrata) y Susan Collins (republicana) fueron los encargados de presentar el proyecto diseñado por una decena de legisladores moderados, el cual tiene un costo total de 908 mil millones de dólares, e incluye un pago federal por desempleo de 300 dólares a la semana.

El plan para enfrentar los efectos de la crisis de salud también comprende 240 mil millones de dólares para el Programa de Protección de Cheques de Pago para pequeñas empresas; 160 mil millones en fondos para gobiernos estatales y locales; y 51 mil millones relacionados con atención médica y vacunas.

La iniciativa bipartidista, sin embargo, no contiene otra ronda de cheques de estímulo por mil 200 dólares, lo que pareció ser un intento por mantener su costo por debajo del billón (millón de millones) de dólares.

A pesar de eso, la dirigencia del partido rojo en la Cámara Alta todavía encuentra el proyecto demasiado caro, y horas después de su presentación el líder de la mayoría republicana en esa instancia, Mitch McConnell, divulgó su propia propuesta por un costo mucho más reducido (500 mil millones).

Su proyecto reutilizaría dinero todavía no empleado y que se aprobó en la ley de estímulo de 2,2 billones de dólares promulgada en marzo, además de que proporcionaría 300 mil millones para pequeñas empresas, y 31 mil millones para la distribución de una vacuna.

Pero la iniciativa de McConnell no reactivaría los pagos federales por desempleo que caducaron en el verano y omite cualquier ayuda para los gobiernos estatales y locales, algo por lo que sí abogan los demócratas.

El líder de la mayoría dijo que las disposiciones de alivio contra la pandemia probablemente deberán aprobarse en un solo paquete junto a un proyecto de ley de gastos que el Congreso necesita avalar antes del 11 de diciembre para evitar un cierre del gobierno.

Sin embargo, las continuas divisiones entre las formaciones azul y roja todavía hacen dudar de que sea posible contar antes de fin de año con un nuevo plan de estímulo para hacer frente a la crisis de salud.

Las conversaciones sobre este tema permanecen estancadas desde el verano, y el Congreso no logra aprobar nuevos fondos de asistencia desde la primavera pasada, cuando se avalaron tres billones de dólares ante el impacto económico y sanitario de la emergencia.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *